SOBRE LA ALIMENTACION DEL BEBE

En mis años de amistad con tantas mamás a lo largo y ancho de todo el mundo, he aprendido que lo que en un país está totalmente prohibido a una determinada edad es lo más común en otro.

Es el caso, por ejemplo del bróccoli, que en muchos libros y páginas web [serias] con recetas para chicos lo usan a partir de los 6 meses y acá no se recomienda hasta después del año, por lo tanto, las recetas que tengo en este blog son para ser usadas de acuerdo con lo que el pediatra indique como posible alimento para cada chico en una determinada edad.

miércoles, 7 de enero de 2009

Para que los chicos coman más frutas y vegetales

Comer frutas y vegetales es parte de una dieta saludable tanto para niños como para adultos. Descubrir maneras creativas para motivar a tus hijos a que coman frutas y verduras, puede ser divertido para toda la familia.

En la actualidad hay más frutas y verduras disponibles ya sean frescas, congeladas, enlatadas, y secas que nunca antes. Tomar el tiempo para introducirlas a tus hijos haciéndolas parte de la alimentación diaria, ayudará a desarrollarles una forma de vida con hábitos saludables. El Centro de Prevencion de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) nos da los siguientes consejos:


10 maneras de ayudar a que los niños coman frutas y vegetales
1. Mantener un plato con frutas frescas sobre la superficie (mesada) de la cocina
.
Guardar en el refrigerador, pequeñas bolsitas llenas de frutas y vegetales trozados, como meriendas (snack) para tenerlos listos en caso de salir a las carreras con los niños.

2. Servir frutas y verduras en todas las comidas. Añadir verduras ralladas o en trozos al plato principal, acompañante y sopas. Cubrir con pedacitos de frutas los platos de cereal, batidos y malteadas.

3. Los padres deben ser un buen ejemplo. Deben siempre tener meriendas con frutas, pedir ensaladas con aderezos bajos y sopas de verduras.

4. Llena el refrigerador y el congelador con verduras ya troceadas para que sea más fácil incluirlas en la preparación de las comidas y meriendas.

5. Desafiar a los integrantes de la familia para que alcancen su objetivo diario de frutas y verduras. Recompense al ganador con un premio.

6. Preguntar sobre las frutas y verduras que sirven en la escuela, los programas después de clases y las máquinas de alimentos.

7. Dejar que los niños puedan elegir las frutas y verduras favoritas que quieren comer en las comidas.

8. Hacer que el momento de servir y comer frutas y verduras sea una diversión. Disfrazar las tapas de los sándwiches con caras y sonrisas hechas con frutas y verduras.

9. Seguir intentando y no desanimarse. Puede pasar tiempo antes de que los niños le tomen el gusto a las frutas y verduras en los alimentos.

10. Animar a los amigos o parientes a ofrecerle vegetales y frutas a tus hijos.



Elementos importantes: aroma, textura y color
Los niños se desaniman tratando de probar nuevos alimentos si el olor, el color o/y la textura nos les son atrayentes. Quizás servirles frutas y verduras crudas sea más atractivo.

Tratar de darles a probar frutas y verduras con diferentes texturas. Hay niños que prefieren alimentos sólidos, otros con trozos, algunos comida crujiente, pero otros alimentos suaves.

Una buena idea es combinar nuevas frutas y verduras con los alimentos favoritos de los niños y así adherir variedad de aromas, texturas y colores a lo ya conocido. Las verduras pueden ser añadidas a cualquier plato de pasta o pizza, y la fruta al yogur o a helados bajos en grasa.

Más allá de las frutas y verduras, una dieta sana también incluye granos enteros, productos de leche sin grasa o bajos en grasa, carne magra, pescado, huevos, nueces, grasas saturadas, colesterol, sal, y azúcares añadidos. Una dieta sana también significa permanecer en la cantidad de calorías necesarias.



Mantener a los infantes seguros
Modificar la forma y textura de la comida sólida. Para evitar que se ahogue, corta las uvas en cuartos, las manzanas y frutas sólidas en trozos pequeños. Las zanahorias y verduras muy duras, ablandarlas primero y luego cortarlas en pequeños pedazos.

Vigilar a los niños pequeños mientras comen. Los niños pequeños pueden comer de prisa, se llenan demasiado la boca con alimento o mastican inadecuadamente, lo que puede provocar que se ahoguen.

Prevenir accidentes prohibiendo a los niños masticar mientras corren o juegan. Hay que alimentar a los pequeños cuando están sentados y en una atmósfera relajada. Hay que entrenarlos a masticar muy bien los alimentos sólidos antes de tragarlos.



Para saber más acerca de cuantas frutas y verduras se necesitan diariamente visitar: http://www.fruitsandveggiesmatter.gov/



Fuente: todobebe