En mis años de amistad con tantas mamás a lo largo y ancho de todo el mundo, he aprendido que lo que en un país está totalmente prohibido a una determinada edad es lo más común en otro.

Es el caso, por ejemplo del bróccoli, que en muchos libros y páginas web [serias] con recetas para chicos lo usan a partir de los 6 meses y acá no se recomienda hasta después del año, por lo tanto, las recetas que tengo en este blog son para ser usadas de acuerdo con lo que el pediatra indique como posible alimento para cada chico en una determinada edad.

domingo, 14 de noviembre de 2010

How to make perfect scrambled eggs

How would you like your eggs? What a question. The eternal struggle between what I want – a creamy pile of golden deliciousness – and what I suspect I'll get – a pallid, quivering mess ­– sucks me in every single time I treat myself to breakfast out. Wimpishly, I generally end up ordering fried instead or, if I'm feeling particularly brave, poached, because nothing brings on a hangover quicker than bad scrambled eggs. Equally, not much beats the lazy, luxurious pleasure of well-cooked ones and, unless you breakfast regularly in smart hotels, they're something best left to slow weekend mornings at home.

Classic eggs

Delia, the queen of eggs, having taught the nation once and for all how to boil them, seems a good place to start. In her Complete Cookery Course, she admits to being a "disciple of Escoffier" on the subject of scrambling, which sounds an uncharacteristically Francophile admission from our homely domestic goddess, but I'm willing to give the good monsieur's method a try on her recommendation.

I heat a "walnut of butter" in a "small solid saucepan over a gentle heat" and whisk two large eggs together with a pinch of salt and pepper. Once the butter is foaming ("whatever you do, don't let it brown" cautions Delia) I pour in the eggs and "stir like mad" with a wooden spoon. When the eggs are almost, but not completely set I take the pan off the heat and add another knob of butter, "which will melt into it as it finishes cooking in the heat of the pan". The results are pleasing: a deep yellow colour, with a rich, buttery flavour, although I like my eggs slightly creamier in texture. Textbook eggs, but not quite velvety enough for my tastes.


If anyone knows about poshing up scrambled eggs, it's a Michelin-starred chef, so I turn to Gordon Ramsay for advice. His method is quite different from Delia's – I break the eggs into a cold pan over a very low heat, and add the butter, stirring the eggs frequently until they begin to set; a good six or seven minutes. In goes another knob of butter, there's more stirring (Gordon likens the process to making a risotto), and then, just before they're completely set, I take the pan off the heat and stir in a teaspoon of crème fraîche and season. The whole process has taken over 10 minutes, but the eggs are wonderfully rich and creamy; in fact, they're a little too smooth. Egg sauce doesn't have quite the right texture, however wonderful the flavour.


The best scrambled eggs in the world are popularly supposed to be served by sunny-faced Australian chef Bill Granger, dubbed by no lesser authority than the New York Times, "the egg master of Sydney". They are, apparently, "divinely creamy" but also "as light as the breath of an angel". This, I have to try.

I heat the "merest sliver" of butter in a non-stick pan over a high heat, and whisk together two eggs, a pinch of salt, and 6 tbsp single cream. After about a minute, I pour in the eggs, and leave them for 20 seconds, my hands twitching on the wooden spoon, then stir them very slowly, gently pushing the sides in to the centre of the pan: Bill tells me to think of them as "folded rather than scrambled eggs".

They're allowed to cook unmolested for another 10 seconds, before I then dive in again with the spoon, and so on, until they're just set, with big, soft curds. Thanks to all that cream, the eggs are pale, and I regret to admit I'm disappointed by them; they're heinously rich, without tasting of much but cream, and I find their famous lightness of texture more akin to an egg mousse than anything I'd trust myself with when I was feeling a bit delicate. Maybe things just taste better in the sunshine.

Slow food

I forget where, but I once read that the scrambled eggs should be cooked so slowly and gently that, for optimum results, a candle would be the ideal heat source. I haven't got the strength of will or arm to stir a pan over a tealight for an hour, but the idea intrigues me, and I decide to try scrambling my eggs in a bowl over a pan of simmering water (as apparently favoured by "the French" according to one online sage). This takes bloody ages – don't bother putting the toast on for at least quarter of an hour – and the results resemble something you might step over outside Wetherspoons after a heavy Friday night. The taste is good, but no better than Gordon Ramsay's, and soured slightly for me by the extra washing up.


San Francisco chef Daniel Patterson popped up in the New York Times a few years ago excitedly proclaiming he'd discovered a new way of scrambling eggs, after his environmental-lawyer fiancée banished Teflon-coated pans from the kitchen, and he got sick of scraping egg from the new cast-iron set. He decided to whisk them together, and then poach them as one would a whole egg: "I expected that they would act much as the intact eggs did and bind quickly, but I did not expect them to set into the lightest, most delicate scrambled eggs imaginable," he exclaims breathlessly in the article.

I'm suspicious ­– how can eggs cooked without fat of any kind redeem themselves into a decent breakfast? – but I give it a try nevertheless, sieving my eggs, as recommended by Daniel's friend Harold McGee, in order to get rid of the wateriest bit of the whites, given they're not fresh from the farm, beating them together, and then pouring them into a whirlpool in a pan of simmering water. I then cover the pan, count to 20, take a deep breath, and drain them into a sieve. The stuff is distressing to the eye; a weird, scrunched up mass of egg which, even when patted dry with kitchen paper and seasoned with copious amounts of melted butter and sea salt, is barely recognisable as the same foodstuff as I've been cooking all week. One for health fiends only.

Fine tuning

I find a video of Gordon scrambling eggs online, in which he claims that whisking them beforehand is bad (something I'm happy to take on trust, given stirring them together in the pan saves on washing up), and adding salt before cooking "breaks down the eggs, turning them into something very watery". As I don't find retrospective seasoning entirely satisfactory (the salt doesn't seem to blend as well somehow, and I end up adding far more to compensate), I test this, and can detect no difference between the eggs salted during cooking, and those salted afterwards, except the first ones taste slightly better. Perhaps I'm imagining it, but I decide to ignore Mr Ramsay on this one.

I also experiment with different fats: just butter, a la Delia, isn't creamy enough, but both milk and cream leave the eggs slightly loose and watery. Reluctantly, I concede that Gordon's fancy crème fraîche gives the best results; thick, rich, and ever-so-slightly tangy. In a rare concession to health, I deem the second lot of butter unnecessary. I'm still not happy with the final texture of Ramsay's recipe though, so, taking a leaf from Bill Granger's book, I turn up the heat and, after mixing the eggs together in the pan, leave them for a few seconds, then begin to stir, then leave them, and so on. This gives larger curds, which work perfectly with the creamy richness of the eggs.

Great scrambled eggs require a generous hand with the fat, and single-minded devotion to stirring and watching – leave them alone for a second, and they'll overcook. Get someone else to make the toast.

Perfect scrambled eggs

Serves 1

2 large free-range eggs
Knob of butter
Pinch of salt
1 tsp crème fraîche

1. Break the eggs into a small, heavy-based frying pan or saucepan and add the butter and salt. Place over a medium-high heat, and stir the eggs together with a wooden spoon.

2. Once well-combined, leave the eggs for 10 seconds, and then stir again. If they're setting too quickly, take them off the heat to stir and then replace. Repeat until they begin to set, and then stir continuously until they're nearly as cooked as you like them; always take them off the heat before they're done.

3. Whip the pan off the heat, stir in the crème fraîche, and serve immediately.

Are scrambled eggs the king of the breakfast table, and if so, is this the best way to cook them? When bacon and black pudding just doesn't appeal, Huevos a la Mexicana, with tomatoes, chillies and coriander is my favourite variation ­– what's yours?

Fuente: © Guardian News and Media 2010

miércoles, 10 de noviembre de 2010

  • 6 rebanadas de panceta, picadas
  • 1 cebolla pequeña, picada
  • 1 diente de ajo, bien picadito
  • 3 latas (15 oz cada una) de caldo de pollo sin grasa y reducido en sodio
  • 1/2 libra de lentejas secas escogidas y lavadas
  • 3 zanahorias pequeñas (1/4 lb), picadas
  • 1/2 libra de papas (1 papa), picada
  • 3 salchichas OSCAR MAYER Wieners, cortadas en rebanadas de 1/4 pulg.
  • 1/2 taza de crema agria BREAKSTONE'S Sour Cream o la de KNUDSEN



COCINA la panceta y la cebolla, revolviéndolos de vez en cuando, en una olla grande de 8 a 10 min. o hasta que la panceta esté crujiente y las cebollas, tiernas. Agrega el ajo; cocínalo 1 min.

AÑADE los 5 ingredientes siguientes; revuelve. Haz hervir el líquido; cocina manteniendo un hervor suave de 25 a 30 min. o hasta que las lentejas y los vegetales estén tiernos.

SIRVE la sopa con un copo de crema agria.



Conocimientos de cocina
Antes de usar las lentejas, enjuágalas bien en un colador. Deshazte de las marchitas y de la arenilla. A diferencia de los frijoles, no es necesario remojar las lentejas antes de cocinarlas.
Hazlo antes
La sopa se puede preparar antes. Déjala enfriar, guárdala en un envase hermético y congélala hasta por 1 mes. Cuando la vayas a servir, transfiiere el bloque helado a una olla grande y tápala. Cocínala a fuego bajo hasta que se descongele. Hazla hervir a fuego medio; luego, caliéntala manteniendo un hervor suave durante 10 min. o hasta que se caliente del todo; recuerda revolver de vez en cuando.

Fuente: Comida Kraft

domingo, 26 de septiembre de 2010


  • Bifes de lomo de cerdo
  • Jamón serrano
  • Sal
  • Huevo
  • Perejil
  • Ajo
  • Pan rallado
  • Aceite de oliva virgen extra

Golpear los filetes de lomo de cerdo con una maza para irlos aplanando, afinando y estirando. Una vez que están bien moldeables (maleables, blanditos) poner en el centro el jamón, puede ser tanto en fetas como en tiritas no muy gruesas.

Batir los huevos agregándoles sal, perejil y ajo picado.

Enrollar los lomos de cerdo y pasarlos por el huevo batido, luego empanarlos pasándolos por el pan rallado y finalmente freírlos en abundante aceite bien caliente o ponerlos al horno (quedan más crocantes).

Fuente: Cocinando entre Olivos

** NOTA: Al que le interese esta receta también podría interesarle la receta Deditos de jamón y queso (sin cerdo y con queso muzzarella).

Tortilla de Papas al microondas

A riesgo de que Lobita se ría de mí... como en casa no comemos fritos, siempre me la paso buscando alternativas sanas a los fritos de toda la vida, así fue como di (de igual forma que la receta del Bizcochuelo Express) con esta receta.

A mí personalmente me gusta más que la tortilla tradicional, porque no me gustan las cosas grasosas y pesadas y hecha de esta forma la tortilla queda más liviana. A los nenes directamente jamás les gustó la tortilla y esta les encantó.

  • 1 kg de patatas.
  • 1/2 cebolla picada.
  • 1 cucharada de aceite.
  • 8 huevos batidos.
  • Sal y pimienta a gusto

En un recipiente para microondas rehogamos la cebolla picada finita con 1 cucharada de aceite durante 2 minutos a potencia máxima. Dejamos en reposo y tapado durante 1 minuto. (Yo no uso aceite, en su lugar uso rocío vegetal de girasol, únicamente para que la comida no se pegue y de todas forma le quede el gustito al salteado.)

Picamos finamente las patatas previamente peladas. Juntamos con la cebolla y cocinamos en el mismo recipiente y tapado durante 10 minutos a potencia máxima, removiendo de vez en cuando.

Posteriormente batimos los huevos y los mezclamos con la patata y cebolla pochada, poniendo a punto de sal. En un molde refractario redondo y de bordes bajos vertemos la mezcla de huevos y patatas. Tapamos con campana o plástico transparente perforado y horneamos en el microondas 6 minutos a potencia submáxima (80% de potencia).

Controlamos la cocción y si es necesario horneamos otros 2 minutos. Si se prefiere la superficie dorada, horneamos sin tapar en el modo combinado (micro y grill).

Fuente: Eroski Consumer

Bizcochuelo Express de chocolate

Para las que como a mí no les gusta mucho hacer tortas y galletas y masas dulces (sí, el horno y yo tenemos problemas de relacionamiento =D ), este bizcocho es IDEAL!! No solo porque queda riquísimo, sino porque es tán fácil y rápido que no solo nos saca de apuros sino que hasta lo pueden hacer los chicos ya que, al menos las mías, disfrutan muchísimo en la cocina ☻☺

No es una alternativa que sustituya a los bizcochuelos tradicionales (o sí, eso depende del gusto de cada uno), sino una opción más. Nosotros no comemos demasiadas cosas dulces, más bien lo hacemos muy de vez en cuando, pero cuando alguna de las nenas llega con una compañera del colegio sin previo aviso, esta torta me saca de apuros (así fue como encontré la receta, buscando algo para hacer para la merienda que fuera rápido y rico para 4 nenas)

La primera vez lo hice como indica la receta, de tamaño individual y la segunda vez calculé las cantidades y lo hice de un tamaño más familiar (me quedó aproximadamente de unos 30x15 cms). Relleno de dulce de leche queda un manjar!!!

Ahora mi próximo reto será probar hacerlo sin el chocolate para tener un bizcochuelo de dulce de leche propiamente dicho y ampliar la variedad ;)... ya veré que tal me queda.

  • 1 taza grande
  • 4 cucharadas de harina
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 2 cucharadas de cacao
  • 1 huevo grande
  • 3 cucharadas de leche
  • 3 cucharadas de aceite
  • 1/4 de taza de trocitos de chocolate (más algunos extras para distribuir en la parte superior cuando sale del microondas)
  • un chorro pequeño de extracto de vainilla


1. Agregar los ingredientes secos a la taza y mezclar bien.

2. Añadir el huevo y mezclar bien.

3. Echar la leche y el aceite y mezclar bien.

4. Añadir el 1/4 de taza de trocitos de chocolate y la vainilla, y mezclar de nuevo.

5. Pon tu taza en el microondas y cocina 3 minutos a 1000 vatios (alto). El bizcocho se elevará por encima de la taza, pero no te alarmes. Retirar del microondas y espolvorear encima chispas o trozos de chocolate.

6. Dejar enfriar un poco, y luego a comer este delicioso bizcocho microondas

Fuente: lafujimama a través de PequeRecetas


viernes, 24 de septiembre de 2010

Ensalada de pollo

Esta ensalada de pollo la hago mucho en casa y nos gusta a todos. Las cantidades las pongo a ojo pero para 5 personas, son más o menos las que indico en la receta.

  • 3 o 4 pechugas de pollo
  • Lechuga americana, bien crocante (si no consigo la sustituyo por crespa o morada)
  • Radicchio rosso
  • Tomates cherry (hay que elegir los más chiquitos porque se usan enteros)
  • 2 pepinos medianos
  • Aceite de sésamo (si no se pueden poner unas gotas de aceite de maní)
  • Aceto Balsámico
  • Sal 
  • Pimienta


Colocar en un bowl la lechuga y el radicchio (preferentemente las partes más duritas para que quede bien crocante) cortados en trozos no muy chicos (de mediano a grande) y los tomates cherry enteros.

Cocinar las pechugas en la plancha con sal. Cortarlas en pedacitos pequeños y cuando estén tibias agregarlas al bowl.

En seguida agregar el pepino sin pelar y cortado en rodajas gruesitas (o si es muy grande, en cuadrados de un tamaño mediano, no muy chicos).

Se puede espolvorear por encima un puñado de semillas de sésamo o ajo y perejil deshidratados.
Condimentar a gusto con sal, pimienta, aceite de sésamo y aceto balsámico.

NOTA: Si no tengo aceite de sésamo le pongo aceite de girasol y unas gotas de aceite de maní, pero hay que tener cuidado de no poner demasiado porque el aceite de maní es demasiado fuerte y anula el sabor del plato. Y sino, directamente no uso ningun aceite aromático y en ese caso lo condimento con aceite de oliva.

La foto no es mía, es de Sanchez Romero

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Chuletas con frijoles negros y queso

Preparación: 10 min
Tiempo total: 35 min
Rinde: 6 porciones
  • 1 cucharada de aceite
  • 3 Chiles guajillos grandes, sin cabito ni semillas
  • 1 lata (14.5 oz) de tomates en cubitos, escurridos
  • 1 taza de cebolla
  • 6 Chuletas de cerdo, con hueso (2 lb), de 3/4 pulgada de grosor
  • 2 latas (15 oz cada una) de frijoles negros, sin escurrir
  • 1 taza de queso mozzarella parcialmente descremado, de baja humedad y desmenuzado KRAFT Shredded Low-Moisture Part-Skim Mozzarella Cheese
  • 2 cucharadas de cilantro
  • 1 rebanada de KRAFT Singles 3 tazas de arroz blanco de grano largo

CALIENTA el aceite en una sartén grande a fuego medio-alto. Añade los chiles; cocínalos 1 min. o hasta que estén tostados. Retíralos de la sartén y pon las chuletas; cocínalas 3 min. o hasta que estén doradas por ambos lados, volteándolas después de 1-1/2 min. Retira la sartén del fuego.

LICÚA los chiles, los tomates y la cebolla hasta que queden homogéneos; pon esto sobre las chuletas. Escurre 1 lata de frijoles; ponlos en la sartén con la otra lata de frijoles sin escurrir. Cocínalos tapados a fuego medio durante 15 min. o hasta que las chuletas estén cocidas (160ºF). Cúbrelas con el mozzarella; cocínalas tapadas por 5 min. o hasta que el queso se derrita. Espolvoréales el cilantro.

AÑADE el Singles al arroz; revuelve hasta derretirlo. Sirve el arroz con las chuletas y los frijoles.

Toquecito adicional: Para una salsa más espesa y picante, escurre ambas latas de frijoles antes de usarlas como se indica.
Frijoles negros con pollo y queso: Prepáralos como se indica, pero sustituye las chuletas por 6 mitades de pechuga de pollo deshuesadas y sin pellejo.
Fuente: Comida Kraft

martes, 14 de septiembre de 2010

Pulpo a la Parrilla

El pulpo es uno de los platos preferidos de esta familia y familia ampliada, salvo a mi hermana y mi mamá, al resto nos encanta, de hecho es uno de los platos preferidos de mi adorada ♥ DD ♥

Se cuece el pulpo tal como lo indica esta receta. Como hay que esperar que el pulpo esté bien frío antes de ponerlo en la parrilla, lo mejor es cocerlo el día antes.

Se ponen los tentáculos en la parrilla y a medida que se van dorándo se van retirando.

Se pueden servir naturales o rociados con un poco de aceite de oliva, o con una vinagreta con ajo, sal y perejil... esto es a gusto personal.

Lo ideal para acompañarlo es una papa hervida que puede ser cocida con el pulpo o sola. Tener en cuenta que si se hierve con el pulpo toma bastante su sabor.

Foto: Ilusión de pescar


El pulpo es uno de los platos preferidos de Delfina, Bruno y Martina, mi papá y yo. El día que comemos esto, mamá, mi hermana y mi marido prefieren tener otra opción ;). Esta es una de las formas en que lo hago yo.

  • Pulpos
  • Papas (1 o 2 por pulpo dependiendo del tamaño)
  • Sal
  • Pimentón
  • Aceite de oliva


Poner a hervir bastante agua con sal. Cuando rompe el hervor agregar el pulpo y [opcional] dos papas con cáscara.

Al poner el pulpo en el agua hay que levantarlo y bajarlo unas 3 veces y tratar que finalmente quede con los tentáculos hacia abajo.

Si el pulpo NO estuviera congelado hay que darle unos golpes antes para ablandarlo y recién entonces ponerlo a hervir.

Dejarlo hervir entre 20 minutos y media hora (si se trata de pulpitos chicos) y entre media hora y 45 minutos si es un pulpo un poco más grande. Llegando a los 20 minutos ir pinchándolo hasta que esté blando y retirlo de inmadiato porque si se pasa queda duro y gomoso.

Normalmente se lo espolvorea con sal gruesa al retirarlo del agua, yo personalmente no le pongo.

Se pelan y se cortan las papas en cuadraditos y se corta el pulpo en trozos de similar tamaño que las papas.

Se espolvorea todo con  pimentón y aceite de oliva.


A mi hija del medio (Delfina, 5 años) y a mi papá les gusta natural, solo hervido con la sal y sin aceite, ni pimentón ni nada de nada porque se siente bien el gusto del pulpo... sugiero probarlo de esta forma porque también queda muy rico.

Otra forma en que nos encana el pulpo en esta familia, y eso incluye a Bruno de 2 añitos, es a la parrilla... una delicia!!!

Foto: ANDRA MARI restaurante

lunes, 13 de septiembre de 2010

Estofado de carne con queso cheddar

Esta es una adaptación criolla de la receta original de Comida Kraft (uno de mis cibergurúes culinarios) Pozole de carne de res con queso cheddar. Como acá no se consiguen algunos de los ingredientes necesarios adapté la receta y tuvo muchísimo éxito.

Preparación: 25 min
Tiempo total: 1 h 35 min
Rinde: 8 porciones

  • 1/4 taza de aderezo italiano fuerte
  • 1 kilo de carne de vaca para guisar cortada en cuadritos de 2 o 3 centímetros (tamaño
  • 1 cucharadita de comino en polvo
  • 8 tazas de caldo de carne
  • 400 grs. de tomates en cubos, escurridos
  • 800 grs. de choclo (maiz) en granos, escurrido
  • 400 gramos de choclo cortados en rodajas de 3 cms. aproximadamente
  • 200 grs. de queso cheddar fuerte cortado en 16 rebanadas
  • 1/2 taza de crema agria (si no se consigue crema agria, batir crema de leche con el jugo de medio limón)
  • 1/4 taza de cilantro picado

Calentar el aderezo en una olla pesada con tapa de este tipo o en una sartén alta grande a fuego medio-alto. Agregar la carne y el comino y cocinar la carne durante 5 minutos o hasta que esté dorada. Agregar el caldo de carne y dejar hervir. Reducir el fuego a medio-bajo y cocinar esto durante 30 minutos. Agregar los tomates, el maíz en granos y las rodajas de choclo; mezclar todo bien. Cocinar durante 30 minutos más, revolviendo con frecuencia.


En un plato de sopa, colocar dos rebanadas de queso en la base del plato, verter el estofado distribuyéndolo equitativamente. Completa el plato con la crema agria y el cilantro.


domingo, 12 de septiembre de 2010

Boniatos rellenos

Preparación: 20 min
Tiempo total: 26 min
Rinde: 24 porciones 
  • 3 Huevos
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de canela en polvo
  • 2-1/2 libras de boniatos (batatas) (unas 5), cocidas, peladas y hechas puré
  • 3 tazas de migajas de pan frescas, cantidad dividida
  • 1 taza de queso mozzarella desmenuzado
  • 1/4 cucharadita de polvo para hornear
  • 3 tazas de aceite


Batir bien los huevos, sal y canela en un tazón llano con un batidor de varillas.

Mezclar los boniatos, 1 taza de migajas de pan, queso y el polvo para hornear. Forma 24 bolitas de 3 o 3.5 cms. de diámetro. Sumérgirlas en la mezcla de huevo y luego, rebozarlas en las 2 tazas restantes de migajas de pan hasta cubrirlas uniformemente.

Calentar el aceite en una olla grande a fuego medio-alto. Con cuidado, agregar las bolitas de boniato en tandas y cocinarlas por 3 min. o hasta que estén bien doradas. Escurrirlas sobre papel toalla. Servirlas calientes.

Fuente: Comida Kraft

sábado, 11 de septiembre de 2010

Vinagretas italianas


1/3 taza de vinagre.
2 cucharaditas de azúcar.
1 cuhcradita de sal.
1 cucharada de cebolla picada.
1 trozo de 3 centímetros de apio.
1 chile rojo picado finamente.
1/2 taza de aceite de oliva.


2 rodajas de cebolla
4 cucharadas de vinagre
1 diente de ajo
5 cucharadas de aceite de oliva

Picar la cebolla y el ajo finamente. Mezclar todos los ingredientes y agregar sal al gusto.

domingo, 29 de agosto de 2010

Top 10 healthy breakfast options

Smoothies, museli and pure fruit juice for breakfast…

Breakfast is the most important meal of the day, so it's essential that you make the most of it. But really it's not that difficult to get a good deal of nutrition from your morning meal. We've put down 10 healthy breakfast options to help you prepare a nutritional feast that will keep you going all day.

Porridge and berries

Use oats and skimmed milk to make your porridge, then add any berries such as strawberries, raspberries or blueberries and honey. This is a great way to start the day as the oats have a low GI (Glycaemic Index) this tells us that oats do not raise the blood glucose level very quickly, which is good as it can help stabilise the appetite. Just go easy on the honey!

Beans on toast

Beans (whether they are just ordinary baked beans or kidney, borlotti or black eyed beans) also have a low GI like oats. They are full of soluble fibre, which helps keep you full for longer and can therefore help you manage your weight. Serve the beans on granary toast and pass on the butter; a great, low- fat breakfast.

Bagel with reduced fat cream cheese and smoked salmon

Bagels are high in starchy carbohydrates, which help kick start the body into action for the day after a fast of at least eight to 10 hours. The smoked salmon provides the body with omega-3 fat which is essential for the body. Many of us eat far too much saturated fat (which is bad for us) and not enough omega-3 fat that is vital for our health.

Fruit and yogurt

Try adding your favourite fruit to a small pot of low-fat or diet yogurt for breakfast. A small pot of yogurt counts as one of your three portions per day of dairy foods, essential for the teeth and bones.

Bacon, tomatoes, beans, mushrooms and toast

For those of you who can’t resist a cooked breakfast at the weekends try this. It really is a healthy twist on a traditional fried breakfast; grill the bacon, tomatoes and large, flat field mushrooms; if you

Crumpets and fruit spread

Crumpets are a starchy food (they should be the basis of every meal). The only problem with crumpets is the tendency to add lots of butter to them. Try a fruit spread, a great way to top them without adding all the calories and fat in butter.

Muesli and soya milk or low-fat milk (such as semi-skimmed or skimmed milk)

Swiss-style muesli has milk powder added to it, which increases the calcium content of this breakfast cereal. Add calcium-enriched soya milk or semi-skimmed milk and you have a bone-friendly breakfast!

Pure fruit juice and iron-fortified breakfast cereal

Next time you are in the cereal aisle at the supermarket, spare a few minutes to check out the labelling on the packets. Not all cereals are equal when it comes to the vitamins and minerals that are added to them. Iron is a mineral that is added to many cereals, try sultana bran or bran flakes, drink a glass of pure fruit juice such as orange or grapefruit and the vitamin C that the juice contains helps your body to absorb the iron more easily.


If you really can’t face breakfast try to have a smoothie instead. If you fancy trying to make one yourself (easy if you have a hand blender) then fruits such as berries, apples and bananas are great with some milk. All those antioxidant vitamins in the fruit help boost your immunity.

Scrambled or poached egg on granary toast

Eggs are not bad for us! It is what you do with them… Poaching or scrambling eggs with a little milk is a good way to incorporate them into your diet – they provide valuable protein. Scrambled eggs on toastis a much better choice over a fried egg sandwich.

Fuente: Yahoo Lifestyle

sábado, 28 de agosto de 2010

Fridge cleaning: fast top tips

There are three main stages to a sparkling clean refrigerator: removing dirt, killing germs and deodorising the interior. Giving your fridge the once-over regularly, makes cleaning this kitchen essential far less of a headache. Here's how to get the job done quickly and efficiently... 1 The best time to clean your fridge is when food stocks are fairly low. (Just before you do...

There are three main stages to a sparkling clean refrigerator: removing dirt, killing germs and deodorising the interior. Giving your fridge the once-over regularly, makes cleaning this kitchen essential far less of a headache. Here's how to get the job done quickly and efficiently...

  1. The best time to clean your fridge is when food stocks are fairly low. (Just before you do a big shop is a good plan). 

  2. Throw out any food past its best in the refrigerator.
  3. Pick one shelf or drawer to clean at a time, so food on the other shelves can stay chilled.
  4. Place food items into a cool bag, preferably with some ice blocks to keep things chilled. 

  5. Remove the first shelf and spray it with a disinfecting all-purpose cleaner, (glass cleaner won't do the job here). Wipe the shelf dry with paper towels, then place back in the fridge. Repeat this with the other shelves in your fridge.
  6. Clean the inside of your fridge and the door panel with an all-purpose cleaner too.
  7. To clean fridge drawers, pull them out of the fridge one at a time, remove any wilting vegetables that have seen better days, and place the drawer(s) in the sink. Fill the sink with warm water and a squirt of washing up liquid and soak the drawer(s) for 10 minutes. Rinse with fresh water and wipe dry with a towel.
  8. Clean the door seals of the fridge with mild soapy water.

  9. Check your fridge is set at the correct temperature (approximately 4°C), and return all food items.
  10. If you do the above regularly, food will stay fresher for longer, and your fridge is likely to last longer too.

  1. Check your fridge regularly for mouldy items and remove any you find. Rotting fruit and vegetables can cause other fresher items to start decomposing.
  2. Check the contents of your fridge regularly, to avoid waste. 

  3. Don't overload your fridge - air needs to circulate freely.
  4. Follow food storage instructions on all packaged items.

  5. Keep your fridge neat inside when you put food back into the fridge, placing older foods at the front so you use them up first.
  6. Store raw meat and fish on the bottom shelf, so it can't drip onto other food. Meat juices dripping on surfaces not only creates a mess, but they can also be a health hazard when it comes to the spread of salmonella and E. coli. Remember, even if your fridge temperature is low, it doesn't prevent the growth of bacteria, or kill any bacteria that is already lurking there. 

  7. Make sure you cover any leftovers and opened products with cling film or foil, or seal them in a container.
  8. Wipe spills as you notice them - don't leave them to fester.

  9. Clean the door seals and door handles of your fridge regularly. These are the bits that you touch the most, and can harbour the largest amount of bacteria.
  10. Keep some wet wipes handy when you're preparing raw meat, or wash your hands thoroughly before you head over to open the fridge. That way you minimize passing germs onto anyone else touching the fridge door.
  11. To keep your fridge smelling clean, a great trick is to place an open tub of baking soda inside your fridge. Change it every month as it will absorb most odours from your fridge. You can also try using coffee grounds to the same effect.

  1. Over-stocking your fridge can make it less energy efficient. Keep it uncluttered for a healthy fridge. Looking in your fridge to see what you've got, before you head off to the shops, will prevent you from over-buying.
  2. Use bicarbonate of soda to cut through tough grease and grime.
  3. Lemon juice is a great natural bleaching substance as well as a disinfectant.

  4. You can also use a slug of white vinegar in a spray bottle with some water, to cut through grease on glass. 

  5. Use plastic containers to store food, to avoid using throw-away items like cling film and foil.
  6. Check that your fridge is set at the correct temperature (approximately 4°C), so it isn't using more energy that it has to.

miércoles, 25 de agosto de 2010

Los grandes mitos de las dietas

  • "La mejor manera de adelgazar es hacer dieta"
Las dietas que restringen la cantidad de calorías o eliminan algunos alimentos por considerarlos "prohibidos" no son efectivas en el largo plazo y muchas veces empeoran la situación. La clave para el cambio que se desea radita en mejorar los hábitos alimenticios, en lugar de restringir los alimentos.

  • "Para perder peso lo importante es comer menos"
Ya se trate de aportar menos caloría al organismo como de disminuir las raciones, si estas conductas son impuesta sin meditar sobre las causas que generan la voracidad o la ansiedad que subyace al acto de comer compulsivamente derivarán, tarde o temprano, en un aumento incontrolado de la ingesta.

Dos alimentos de igual valor calóricos pueden saciar el apetito de diferentes maneras. Cuando un alimento alcanza un pico de glucosa en corto tiepo estimula la producción rápida de insulina y disminuye su poder de saciedad.

  • "Es más importante la actividad física que empezar a hacer una dieta"
 Ninguna decisión que involucre sólo un aspecto de nuestra persona dará un resultado global positivo. Si atendemos únicamente a la alimentación y descuidamos el ejercicio, si actuamos sobre la voluntad y nos olvidamos del placer, si comemos adecuadamente pero fumamos y llevamos una vida de estrés, no podremos lograr un equilibrio saludable. Es conveniente que las actividades corporales estén integradas a nuestra búsqueda de bienestar y no a la compulsión y al sacrificio.

  • "Eliminar las 'tres p' (pan, pastas, postres) asegura la pérdida de peso"
Un buen plan alimentario debe incluir todas las fuentes de alimentación en forma balanceada y adaptada a cada requerimiento particular, sin omitir ningún alimento básico como las harinas integrales y los azúcares naturales. Lejos de cualquier creencia popular, las uvas y las bananas, entre otros alimentos supuestamente tabúes, deben formar parte de nuestra alimentación.

  • "Como tengo buena salud puedo seguir cualquier tipo de dieta"
Es un error realizar dietas estandarizadas. Todasl as personas somos biológica y metabólicamente diferentes, por lo tanto es irracional suponer que la misma dieta que resultó efectiva a un amigo o a un familiar pueda ser igual de funcional para nosotros.

  • "Lo que vale es qué puedo comer y qué no, no es importante de qué manera"
Tan importante como qué comemos es de qué manera lo hacemos, si estamos concentrados en el acto de comer o el foco de atención está puesto en la televisión o en una conversación telefónica, si comemos de pie (al paso) o celebramos el ritual diario de la buena mesa.

  • "Si quiero adelgazar debo eliminar las grasas y restringir el uso de aceite en las comidas"
Si dejáramos de incorporar las dosis necesarias de grasa y glucosa, nuestro cerebro nos daría permanentemente una señal de hambre ya que el organismo no puede funcionar adecuadamente sin estos combustibles. Una dosis moderada de aceites provenientes de vegetales y pescados azules es saludable y necesaria.

  • "Lo importante es consumir productos light y de bajas calorías"
Una de las desventajas del consumo de estos mal llamados alimentos es que suelen descuidar el aspecto nutricional en cuanto a calidad y cantidad de nutrientes.

Es importante aclarar que no se trata de productos que brinden cero calorías y, en muchos casos, el contenido de aceites modificados que presentan suele ser más perjudicial con respecto al colesterol que los alimentos tradicionales (no light) consumidos con moderación.

  • "Con fuerza de voluntad y esfuerzo todos podemos adelgazar"
Niguna idea es más erronea que la de creer que la voluntad puede ayudar a sobreponerse a los ataques de ansiedad o a la compulsión por la comida ya que las emociones se localizan en una región del cerebro diferente a la del pensamiento lógico.

  • "Adelgazar rápido estimula para seguir cuidándose"
Las dietas bajas en calorías sólo permiten adelgazar a costa de privar al cuerpo del alimento que necesita para desarrollar normalmente sus funciones vitales. Antela falta de calorías, el organismo reacciona aprovisionando de más, para asegurarse una reserva, lo que se conoce como "efecto meseta" que impide adelgazar. Como consecuencia la mayoría de las personas abandona la dieta recuperando el peso perdido ("efecto rebote").

Extraído del libro Nutrición inteligente , cómo adelgazar sin dietas mágicas de Betina Bensignor


jueves, 19 de agosto de 2010

Chupetines de Halloween

Estando a pocos meses para la celebración del Día de las Brujas o Halloween, ya todos los hogares empiezan a prepararse para esta fiesta.

Con justa razón se pone especial cuidado en el buffet en el que debe destacar todos los bocadillos personalizados según los elementos más característicos de la fiesta.

Ya que los cake pops están de moda, muchos han optado por incluirlos como uno de los puntos fuertes del buffet.

Por ejemplo, las calabazas que representan toda una mística en esta celebración. Puedes ponerles diferentes expresiones en el rostro, como cuando se decoran las calabazas reales cortando la cáscara, para que cada niño pueda tomar la de su preferencia.

Si quieres un bocadillo especial para las niñas, estas brujitas serán muy bien recibidas por ellas. Tiene como añadido el delicioso sombrero que lleva una galleta de chocolate tipo oreo y un beso de chocolate que gustará mucho.

Otro detalle que puede servir muy bien para esta fiestas son las momias, que además son bastante fáciles de preparar. Si ya tienes una idea de la preparación de los cake pops, ahora solo toca agregarle líneas indistintas de chocolate blanco y unos ojitos que puedes hacer con otro color de cobertura.

Como parte divertida de la temática puedes incluir los ya característicos ojos dilatados, para los que puedes recurrir al uso de diferentes colores para la zona que representa al iris. En estas imágenes se han hecho con baño de chocolate, pero hay la posibilidad de reemplazarlo por chocolates confitados de manera que se economiza en cobertura, se ahorra tiempo y la circunferencia se ve mucho mejor lograda.


Con estas opciones y una pequeña inversión lograrás tener en tu mesa los elementos ideales para este Halloween; si quieres algunos otros modelos de bocadillos, visita nuestros posts de bocadillos y galletas.

Fuente: Fiesta 101

Galletitas Chupetín

Rinde: 10 a 12 unidades

4 yemas
50 g azúcar impalpable
250 g manteca
1 cucharadita colorante rojo
1 cucharadita colorante amarillo
500 g harina
1 cucharadita polvo para hornear
1 huevo para pintar
Palitos de helados


En un bol ponga 2 yemas, la mitad del azúcar y la mitad de la manteca. Coloque en otro bol el resto de los mismos ingredientes. Añada colorante rojo a un bol y amarillo al otro y bata hasta homogeneizar.

Mezcle la harina con el polvo de hornear, divida la cantidad en dos e incorpore cada parte a un batido, para formar dos masas. Déjelas descansar en la heladera. Cuando las retire, amáselas (no mucho) y estírelas formando rectángulos.

Pinte con huevo batido la masa roja, apoye arriba la amarilla y cúbralas con film para pasarles por encima el palote. Recorte y enrolle los bordes para emparejar. Enrolle el conjunto de ambas masas como si fuese un ionona, envuélvalo en film y llévelo al freezer por 20 minutos.

Retire la masa del freezer y corte tajadas de 1,5cm de ancho, mojando el cuchillo en agua caliente. Ubique las rodajas en una placa enmantecada y enharinada. Inserte en forma horizontal los palitos para helados, simulando paletas y hornee 10 minutos a 180° C.

Fuente: Arcor Cocina

Salsa de Yogurt con Feta

Otra receta de Carol, esta salsa se puede usar para aderezar los Kibbes o acompañar las Albóndigas Arabes.

  • Medio queso FETA
  • 1 yogur griego
  • Aceite de oliva
  • Zumo de medio limon
  • Pepino rallado (opcional)

Corregir de sal aunque no suele hacer falta porque el queso feta es bastante salado

Fuente: El Caldero de la Paca

Albondigas Arabes

Esta receta es de mi amiga Carolina de su blog El Caldero de la Paca, es una alternativa diferente a uno de mis platos armenios favoritos así que se lo tomé prestado ;)

Rinde: 14 albondigas de buen tamaño

  • 1/4 de kilo de carne picada (molida) de cerdo y ternera (res)
  • 1 diente de ajo
  • 1/2 vasito pequeño de cous cous
  • una espolvoreadita de pimienta blanca
  • 2 cucharaditas de Ras al Ranout (Es una mezcla de especies arabes entre ellas el curry y la curcuma)... En tiendas de comida internacional suelen tener este polvo.... (sino lo teneis sustituir por curry)
  • 2 cucharaditas de pimenton molido dulce
  • 1 ramita de hierbabuena o menta.. (podeis sustituir por perejil)
  • Sal a gusto
  • Palitos de brochetas

Calentar una olla con agua y sal. Una vez que rompa el hervor se aparta del fuego y se pone dentro el cous cous y se deja reposar hasta que crezca y se ponga tierno. Se escurre y se reserva.

Poner la carne molida en un bol con todos los ingredientes, incluido el cous cous.
Amasar. Con esta masa formar esferas (bolas) y luego darle forma de modo que queden un tanto puntiagudas. Pinchar la esfera alargada en un palito de brocheta. Repetir con cada una de las esferas. 

Poner en una bandeja de horno y regarlas con aceite de oliva. Hornear a 210 grados calor arriba y abajo durante 15 o 20 minutos hasta que esten ligeramente doraditas por encima.

Nota: Estas albondigas se pueden acompañar de Salsa de Yogur.

Fuente: El Caldero de la Paca

miércoles, 18 de agosto de 2010

Chilaquiles de camarones con poblanos y tocino

Preparación: 20 min
Tiempo total: 35 min
Rinde: 6 porciones

  • 1 taza de cilantro, cantidad dividida
  • 2 latas (800 grs.) de tomates en cubitos, sin escurrir
  • 100 g de queso crema PHILADELPHIA Cream Cheese, ablandado
  • 1 Cebolla picada, cantidad dividida
  • 3 Chiles poblanos, asados, pelados, sin semillas ni venas
  • 4 rebanadas de tocino, picadas
  • 700 grs. de camarones medianos, crudos, pelados y sin venas
  • 8 tazas de nachos (tortilla chips) (200 grs.)
  • 1 taza de queso mozzarella parcialmente descremado, de baja humedad y desmenuzado


Pica suficiente ciliantro hasta completar 1 cda.; reserva. Licúa el cilantro restante, los tomates, el queso crema, la mitad de la cebolla y 1 chile hasta que queden homogéneos.

Cocina el tocino en una sartén grande a fuego medio durante 4 min. o hasta que esté crujiente, revolviendo de vez en cuando. Usa una cuchara ranurada para sacar el tocino de la sartén, reservando 1 cda. de la grasa en el sartén; escurre el tocino en papel toalla. Corta los chiles restantes en tiritas finas; añádelos a la sartén con la cebolla restante. Cocina y revuelve 2 min. o hasta que la cebolla esté crujiente pero tierna. Añade los camarones; cocina y revuelve durante 3 min. o hasta que los camarones estén rosados. Sácalos de la sartén; tápalos para mantenerlos calientes.

Esparce los nachos sobre el fondo de la sartén; cúbrelos con la salsa de tomate. Tápalos y cocínalos por 3 min. Pon encima el mozzarella y la mezcla de camarones; cocínalos, destapados, durante 3 min. o hasta que el mozzarella se derrita. Cúbrelos con el tocino y el cilantro que apartaste.

  • Sírvelos con rebanadas de aguacate.
  • Prepáralos con queso estilo mexicano a los cuatro quesos desmenuzado fino.
Para agregarle color y textura, sírvelos con una ensalada verde surtida aliñada con el aderezo que prefieras.

Fuente: Comida Kraft

martes, 17 de agosto de 2010

Tortilla napolitana

Rinde: 4 porciones

  • 4 cebollas
  • 4 tomates medianos
  • 80 g de manteca
  • 6 huevos
  • 2 cdas. de crema de leche
  • Sal y pimienta, a gusto.

Pelar las cebollas y cortarlas en rodajas muy finas. Sumergirlas en agua hirviendo por unos minutos para quitarles la acidez y escurrirlas muy bien.

En una sartén calentar la manteca.

Añadir las cebollas, rehogar y cuando se noten transparentes, agregar los tomates previamente lavados y cortados en rodajas no muy finas.

Incorporar los huevos batidos con la crema de leche, sal y pimienta a gusto.

Remover los bordes con un tenedor, sacudir continuamente la satén para que la tortilla se dore pareja.

Dar vuelta con ayuda de un plato y volver a la sartén del otro lado, hasta que haya dorado.

Retirar y servir inmediatamente.

Fuente: Devoto

viernes, 13 de agosto de 2010

Aderezo Italiano

  • 1/2 taza de mayonesa
  • 1/3 taza de vinagre blanco
  • 1 cucharada de aceite vegetal
  • 2 cucharadas de miel de maiz Karo
  • 3 cucharadas de queso parmesano
  • 2 cucharadas de queso romano o ragiano
  • 1 diente de ajo
  • 1 pizca de albahaca seca
  • 1 pizca de oregano seco
  • 1 pizca de perejil
  • 1 cucharada de limon

Poner todos los ingredientes en la licuadora a velocidad media. Verter todo en un recipiente y ponerlo en la heladera (refrigerador) hasta que se enfrie.

Foto: Universo Cocina

jueves, 5 de agosto de 2010


La fideuá es otro de los platos más típicos de la gastronomía española, concretamente de la zona de Levante. Aunque no tan conocido como la paella, se elabora de forma muy similar, pero el ingrediente básico de la paella, el arroz, en el caso de la fideuá es sustituido por la pasta, concretamente por un tipo de fideo grueso que se vende especialmente indicado para este fin.
Sin duda, la fideuá es una receta de verano típica y que los niños disfrutan encantados, como siempre suele suceder cuando hay pasta para comer…

  • 250 g de fideos para fideuá
  • 1/4 kg de gambas
  • 1/4 kg de almejas o chirlas
  • 1/4 kg calamares
  • 1/2 cebolla
  • 1 puerro
  • 1 diente de ajo
  • 1 l de caldo
  • sal
  • aceite
  • perejil picado
  • 1 hojita laurel

  • En una cacerola se sofríe con un poquito de aceite, las cabezas de las gambas, el laurel y el puerro. Sazonar y rehogar unos minutos , añadir agua y dejar cocer 10 minutos, después colar el caldo y reservar este.
  • En una cazuela rehogar la cebolla y el ajo muy picadito, incorporar las gambas peladas, los calamares limpios y troceados, perejil picado. Una vez pochado incorporar los fideos y mezclar. A continuación agregar el agua, (2 partes de agua por cada 1 de fideo).
  • Dejar cocer hasta que el caldo se consuma, unos 5 o 7 minutos y servir.
Imagen: jlastras, Fuente: arecetas a través de Pequerecetas  


Cupcakes Margarita

  • 3 vasos de chupito de Margarita mix (Tequila y Grand Marnier).
  • 250 g de harina.
  • 200 g de azúcar
  • 1 sobre de levadura.
  • 1 yogurt de limón
  • 40 ml de aceite de oliva
  • 70 g de mantequilla derretida.
  • 2 huevos
  • Ralladura de 1 limón
  • Bases para cupcakes

  • 80 g de mantequilla derretida
  • 125 g de queso crema (philadelfia)
  • zumo de media lima.
  • 3 vasos de chupito de Margarita mix (tequila y Grand Marnier).

  • 100 g de azúcar glass.
  • 1 lima para decorar.

  • Precalentar horno a 180º. Batir las claras con el azúcar y el limón de 2 a 3 minutos. Añadir el resto de los ingredientes y batir.
  • Rellenar las bases de cupcakes hasta la mitad.
  • Hornear 20 minutos a 180ºC aprox. (hasta que esté dorado por encima)
  • Batir el queso con la mantequilla y añadir muy despacio el limón y luego el mix de margarita. Con mucho cuidado y paciencia porque el queso puede cortarse…
  • Una vez que esté bien batido (debe quedar una textura tipo crema), haz un cucurucho con papel de cocina, coloca dentro la crema y aplica sobre los cupcakes como si lo hicieras con una manga pastelera.
  • Coloca una rodaja de lima y espolvorea el azúcar glas sobre los cupcakes.
  • Aquí se ha colocado una flor de azúcar para decorar, puedes hacer lo mismo, o colocar una flor de gominola.

Fuente: Kukis  a través de Pequerecetas


jueves, 22 de julio de 2010

Ketchup casero

Seguro que cuando oís la palabra ketchup arrugáis la nariz al asociarlo al “fast food”, pero el ketchup puede ser un condimento muy saludable si no contiene conservantes ni aditivos, de ahí que hoy nos hayamos decidido a traeros la receta para preparar ketchup casero, ya que puede ser una manera estupenda de animar a los niños con determinadas comidas.

El ketchup moderno fue ideado por un norteamericano que en 1876 añadió tomate y diversas especias a dicha salsa y dio con la receta del ketchup actual. Es una salsa compuesta por tomate en cualquiera de sus presentaciones (natural, puré, pasta o concentrado) sazonado con vinagre, azúcar y sal, además de diversas especias y condimentos.

El ketchup y la salsa de tomate casera tienen diferencias considerables, el primero contiene el doble de sal, hasta 10 veces más azúcar (20 g/100 g) y algo más de tomate que el segundo, por ser un producto más concentrado, lo que explica que el sabor sea tan diferente. Aunque el contenido en grasa del ketchup es inferior al del tomate frito, al no emplearse aceites en su elaboración. Sin embargo, por su alto contenido en azúcar no es conveniente abusar de él ni ser consumido por personas diabéticas.


  • 1 kg de tomates maduros

  • 1 cebolla

  • 1 pimiento verde

  • un diente de ajo

  • 50 g. azúcar moreno

  • 70 cc. vinagre de vino blanco o de manzana

  • media cucharadita de sal fina

  • media cucharadita de pimentón dulce

  • media cucharadita de mostaza en polvo

  • pizca de canela molida

  • pizca de pimienta molida

  • pizca de clavo molido


Lava los tomates y el pimiento. Corta en trozos grandes los tomates y coloca en un cazo grande antiadherente. Añade el pimiento en trozos, sin semillas, la cebolla en trozos y el diente de ajo pelado. Cuece a fuego lento unos 40 minutos, o hasta que todo quede muy tierno.
Tritura la mezcla usando la batidora, hasta que quede muy fino. Añade las especias, el azúcar y el vinagre. Acaba la cocción una hora a fuego lento, removiendo con frecuencia, hasta que quede un puré espeso.
Pasa directamente a los frascos esterilizados o un tupper hermético bien limpio, deja enfriar y tapa bien.

Fuente: Pequerecetas, también está la receta de Ketchup casero en Thermomix 

miércoles, 21 de julio de 2010

Recetas de frutas muy divertidas

Las recetas de frutas son ideales para el verano, y si además son tan divertidas como estas piruletas (y otras , y otras más) , sin duda triunfarán entre los más pequeños… Y lo mejor de todo es que son muy facilitas de preparar ¿no os parecen un divertido postre para niños? Incluso si tenéis una fiesta infantil o un cumpleaños veraniego, puede ser una divertida manera de conseguir que no se atiborren de chuches. Las “sport chuches”, como las llama el superhéroe Sportacus, les aportan energía muy saludable y seguro que les encantan…


Melón Cantaloupe
Palitos de piruletas
Cortadores de pasta de metal


Cortar rodajas de melón y sandía gruesos, teniendo la precaución de eliminar las pepitas de la sandía o utilizar una variedad sin pepitas.

Utilizar los diferentes cortadores de metal para hacer diferentes figuras. En este caso se han hecho flores, combinando el rojo y el amarillo. Insertar en los palitos de piruletas y mantener en la nevera hasta el momento de consumirlo.

jueves, 15 de julio de 2010

Gominolas caseras: Una dulce tentación

Este mes sale la colaboración de PequeRecetas en la revista Mi Pediatra. No os la perdáis, porque preparamos gominolas caseras y otras recetas que os iré contando.

Las “chuches” son una de las cosas en las que los padres terminamos por ceder aunque sepamos que no son muy recomendables. Pero la tentación del dulce y la presión de los amiguitos son imposibles de vencer… Así que, si no puedes con ellas, al menos intenta que sean caseras. Una forma saludable de pactar con nuestros hijos…


  • 7 cucharadas de gelatina sin sabor
  • 3 tazas de azúcar
  • 2 tazas de agua
  • 1 taza de gelatina con sabor
  • azúcar para decorar


En una olla coloca la gelatina sin sabor, el azúcar y el agua. Lleva la olla al fuego y remueve constantemente con una cuchara de madera hasta que hierva un poco. Luego añade la gelatina con sabor. Deja hervir hasta que la mezcla espese y se forme una película en la superficie.

Moja con agua fría un molde rectangular y vierte la mezcla en éste. Déjala reposar durante toda la noche. Al día siguiente la mezcla ya estará firme.

Dales formas con un cortador de galletas, triángulos, cubos, corazones o las formas que prefieras. Pásalas por azúcar y déjalas reposar.

Guarda las gominolas en un tupper o una lata herméticamente cerradas.

Fuente: Pequerecetas

lunes, 12 de julio de 2010

Aderezo para ensalada


1/2 cucharadita de especias italianas
1 diente de ajo molido
1/2 cucharadita de perejil, picado fino
2 cucharadas de almíbar de maíz
1/2 taza de Mayonesa
2 cucharadas de queso Romano, rallado
2 cucharadas de queso parmesano, rallado
1/3 taza de vinagre blanco
1 cucharada de jugo de limón
1 cucharadita de aceite vegetal


Mezcle en un procesador. Si está demasiado agrio, ajuste el sabor con un poco de azúcar.

Fuente: Recetas de Cocina

miércoles, 30 de junio de 2010

Papas rellenas de choriqueso y salsa BBQ

La papa es uno de los alimentos que más me gustan y rellenas me encantan!! Probé a hacerla con estos ingredientes y realmente quedó riquísima.

Tiempo de preparación: 15 min.
Tiempo total: 55 min.
Rinde: 30 porciones

  • 15 papas nuevas pequeñas (1-1/2 lb)
  • 3 cebollitas verdes, finamente picadas, cantidad dividida
  • 1 taza de queso cheddar desmenuzado
  • 8 onzas de chorizo, cocinado, desmoronado
  • 1/3 taza de salsa barbacoa para asar
  • 1/4 taza de crema agria


Calienta el horno a 350°F.
Cuece las papas en agua hirviendo durante 20 min. o hasta que estén blandas; escúrrelas. Córtalas a lo largo por la mitad. Ahuécales el centro y pon la pulpa en un tazón, dejándoles una cáscara de 1/4 pulg. de grosor.
Reserva 1 cda. de las cebollitas. Añade el resto junto con el queso, el chorizo y la salsa para asar a la pulpa dentro del tazón; muele todo hasta mezclarlo bien. Rellena las cáscaras con esta mezcla. Ponlas en una fuente poco profunda para hornear.
Hornea las papas rellenas durante 20 min. o hasta que estén completamente calientes. Ponles encima la crema agria y las cebollitas que reservaste.
Conocimientos de cocina
Para rellenar fácilmente las papas ahuecadas, usa una pequeña cuchara para servir helados.
Prepáralas con queso estilo mexicano al 2% de cheddar y monterrey jack finamente desmenuzado KRAFT Mexican Style 2% Finely Shredded Cheddar Jack Cheese y crema agria reducida en grasa BREAKSTONE'S Reduced Fat Sour Cream o la de NUDSEN Light Sour Cream. Escurre el chorizo cocinado sobre papel toalla para quitarle el exceso de grasa antes de usarlo tal como se indica.

Fuente: Comida Kraft

Batido de leche y galletas OREO

Para mí hay pocas cosas más ricas que las galletitas Oreo, las más ricas del mundo!!! Así que tanto la torta, como las paletas heladas, como este batido son una tentación ESPELUZNANTE!! Pero de vez en cuando... valen la pena unas calorías de más a cambio de tal manjar ☺

Tiempo de preparación: 10 min.
Tiempo total: 10 min.
Rinde: 4 porciones de aproximadamente 1 taza cada una

12 galletas OREO Cookies
1-1/2 taza de leche
2 tazas (1 pinta) de helado de vainilla ablandado
2 cucharadas de sirope de chocolate


Picao parte las galletas en trozos gruesos; ponlas en la licuadora.

Añade los ingredientes restantes; licua todo hasta que quede cremoso.

Sírvelo inmediatamente.

Prepáralo con yogur de vainilla congelado.
Cómo ablandar el helado
Mide la cantidad de helado; déjalo reposar a temperatura ambiente de 10 a 15 min o hasta que esté ligeramente ablandado.

Fuente: Comida Kraft