SOBRE LA ALIMENTACION DEL BEBE

En mis años de amistad con tantas mamás a lo largo y ancho de todo el mundo, he aprendido que lo que en un país está totalmente prohibido a una determinada edad es lo más común en otro.

Es el caso, por ejemplo del bróccoli, que en muchos libros y páginas web [serias] con recetas para chicos lo usan a partir de los 6 meses y acá no se recomienda hasta después del año, por lo tanto, las recetas que tengo en este blog son para ser usadas de acuerdo con lo que el pediatra indique como posible alimento para cada chico en una determinada edad.

jueves, 15 de abril de 2010

Sopa de cebolla


La sopa de cebolla es una de las sopas más conocidas. Aunque los ingredientes son sencillos y resulta muy fácil de preparar, su presentación, con el pan y el queso rallado y gratinado por encima, la hacen espectacular y deliciosa al paladar.




Es importante ir acostumbrando a vuestros hijos a toda clase de sabores y texturas, y esta forma de presentar la cebolla junto al sabor del queso gratinado hará que los niños comiencen a apreciarla.



La cebolla, sana y nutritiva, esconde numerosas propiedades medicinales entre sus capas y además resulta muy versátil en la cocina. La cebolla estimula el apetito y regulariza las funciones del estómago, además alberga un aceite esencial que contiene una sustancia volátil llamada alilo, con propiedades bactericidas y fungicidas.



Esta confortable sopa de cebolla merece un lugar en vuestro menú semanal de invierno…



Receta de sopa de cebolla francesa

Ingredientes:



1 kilo de cebollas

90 gramos de mantequilla

1 cucharada de aceite

1 cucharadita de azúcar

Sal y pimienta

3 cucharadas de harina

12 tazas de caldo de carne

1/2 taza de vino blanco

12 rebanadas de pan de molde

Aceite de oliva

Ajos machacados

1 queso suizo rallado

Preparación:



Se derrite la mantequilla en una sartén grande y se agregan las cebollas cortadas en rodajas finas.

Luego se agrega la cucharada de aceite y se tapa la sartén por unos 15 minutos. Se destapa, se sube el fuego y se agrega el azúcar, sal y pimienta al gusto.



Hay que cocinar las cebollas por unos 40 minutos, revolviendo a menudo hasta que se vuelvan de color dorado.

Se espolvorean de harina y se revuelven bien. Añadir el caldo de carne hirviendo junto con el vino y se corrige la sazón.



Debe cocinar la sopa –tapada- por unos 30 minutos. Se tuesta el pan en el horno untado de aceite con ajos machacados.



A la hora de servir, se coloca la sopa en tazas refractarias, se le pone encima una rebanada de pan que podemos cortar con una cortapastas y se espolvorea con el queso suizo rallado, junto con un poquito de mantequilla derretida.



Se mete al horno en 175 °C por unos 20 minutos. Luego se le pone el gratinador un minuto (para que se tueste bien el queso) y se sirve bien caliente inmediatamente.



Fuente: serendipity , Pequerecetas