SOBRE LA ALIMENTACION DEL BEBE

En mis años de amistad con tantas mamás a lo largo y ancho de todo el mundo, he aprendido que lo que en un país está totalmente prohibido a una determinada edad es lo más común en otro.

Es el caso, por ejemplo del bróccoli, que en muchos libros y páginas web [serias] con recetas para chicos lo usan a partir de los 6 meses y acá no se recomienda hasta después del año, por lo tanto, las recetas que tengo en este blog son para ser usadas de acuerdo con lo que el pediatra indique como posible alimento para cada chico en una determinada edad.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Cerditos rellenos


Cocinar con los niños es llenar la casa de risas y de alegría. El hecho de trabajar con sus manitas y ayudarnos a elaborar las recetas que les proponemos les llena de orgullo por dos motivos: hacer algo por sí solos (que además luego está riquísimo), y ayudar a las personas que ellos más admiran del mundo: sus padres.

Desde el blog de Webos Fritos, Su nos trae esta receta divertidísima para cocinar con los niños. Son unos graciosos cerditos que podemos rellenar de dulce o de salado, a nuestro gusto y al gusto de los niños.

Así que ya sabes, si tienes una fiesta infantil, un cumpleaños, o si simplemente quieres preparar una cena divertida para los niños, no dejes de probar esta receta. ¡Seguro que os gusta!


Ingredientes para la masa
300 grs. de harina de fuerza
200 grs. de harina normal
25 grs. de levadura prensada
80 grs. de azúcar
250 ml. de leche templada
60 grs. de mantequilla
1 huevo
Un pellizco de sal
Un poco de corteza de limón rallada
2 yemas de huevo para pintar y pegar


Ingredientes para el relleno
Se pueden rellenar de chocolate, de jamón de York y queso, de salami, de chorizo… Al gusto.


Preparación
1. Tamizar la harina en una fuente.
2. Amasar en el centro la levadura desmenuzada con un poco de harina, azúcar y la leche, y dejar fermentar la masa, tapada, durante 15 minutos.
3. Amasar el resto del azúcar, la mantequilla derretida, el huevo, la sal y la ralladura de la corteza de limón. Cuando esté suficientemente amasada, dejar reposar otros 15 minutos. La masa tiene que quedar elástica y despegarse de las manos. Si no es así, añadir un poquito de harina, hasta conseguir el efecto deseado.
4. Extender la masa de forma que tenga unos 4 milímetros de espesor.
5. Tener el relleno preparado.
6 .Tener la bandeja del horno engrasada,o poner un papel para horno, así no hace falta engrasar, la masa no se pega.
7. Corta 16 redondeles de 10 centímetros de diámetro -se pueden hacer con vasos-
8. Poner 8 en la bandeja del horno separados entre sí.
9. Poner un poco de relleno en el centro, bien recogidito.
10. Poner yema de huevo batido en el borde, para sellar.
11. Poner encima los otros ocho redondeles de masa. Ya tenemos la carita.
12. Recortar 8 redondeles mas pequeños para el morrete. Hacerle los dos agujeros de la nariz: ayudaros con la tapa de un rotulador fino. Pegarlos con yema de huevo. La ilusión de los niños va creciendo por momentos llegados a este punto.
13. Para las orejitas cortar unos redondeles un poco más pequeños. Coger el redondel, estírarlo un poco, y después de pegarlo en la cara, darle la vuelta a la punta con gracia, como se ve en al foto. ¡Ojo! Pegarlas bien con yema de huevo a la cara. En el horno las orejas adquieren vida propia…
14. Pintar la cara de los cerditos con la yema de huevo restante. Dejar reposar 10 minutos.
15. Calentar el horno a 200˚C.
16. Meter los cerditos. ¡Cuidado!. A los 10 minutos el morrete está tostadito: poner un papel de aluminio tapándolos. Así se terminan de hacer sin quemarse. Bajar a 180˚ la temperatura. Dejar unos 15 minutos más, depende del horno, hasta que los veáis como en la foto.
17. Sacarlos a una bandeja de rejilla para que se enfríen.
18. Para los ojitos:
* Para el relleno dulce: Se puede rellenar una jeringa vacía con chocolate blanco, meterla en el microondas unos segundos y al fundirse hacer el blanco de los ojos. Con el mismo proceso, pero con chocolate negro hacer la pupila. Dejar secar.
* Para el relleno salado: Utilizar trocitos de tranchete o queso para la parte blanca y aceituna negra para la pupila.


Fuente: Webos-Fritos