SOBRE LA ALIMENTACION DEL BEBE

En mis años de amistad con tantas mamás a lo largo y ancho de todo el mundo, he aprendido que lo que en un país está totalmente prohibido a una determinada edad es lo más común en otro.

Es el caso, por ejemplo del bróccoli, que en muchos libros y páginas web [serias] con recetas para chicos lo usan a partir de los 6 meses y acá no se recomienda hasta después del año, por lo tanto, las recetas que tengo en este blog son para ser usadas de acuerdo con lo que el pediatra indique como posible alimento para cada chico en una determinada edad.

jueves, 19 de noviembre de 2009

CHEFS CONTRA EL HAMBRE




El año pasado, la FAO (la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) puso en marcha una inciativa solidaria que se llamó CHEFS CONTRA EL HAMBRE y que dio como resultado un libro de recetas cuyo ingrediente básico era la papa, y en el que tuve el privilegio de participar, junto con los cocineros españoles José Andrés, Fernando Luna y Miguel Ángel González Cortés (que aún deben estar reponiéndose del susto de verse en un libro junto a un tipo como yo), y un montón de profesionales de varios países. Y el resultado no debió ser malo porque este año la inciativa se ha repetido con las legumbres como protagonistas y el recetario al que ha dado lugar, acaba de ser presentado en Chile.(http://www.rlc.fao.org/iniciativa/chefs.htm)

Para que os hagáis una idea, os pongo la receta que publiqué en el primer recetario y que en la línea de sencillez requerida no es otra cosa que un...


CEVICHE DE PAPA


"Cuando me llegaron las bases de esta interesante convocatoria y decidí entusiasmado participar, lo primero que se me vino a la mente fue que quería una receta sencilla, que fuera original y que además diera la impresión de ser una preparación tradicional. Algo que, aunque fuera mentira, diera la impresión de que se llevaba haciendo toda la vida (lo de la cocina impostora siempre tiene que salirme por algún lado). Así surgió la idea de este ceviche de papas, que me pareció que cumplía todos los requisitos. A muchos les parecerá una herejía, me hago cargo, pero así soy yo, siempre haciendo amigos. Y además no me importa, trabajar con patatas siempre saca lo más inconformista y revolucionario que hay en mí. Y no debo ser el único al que le pasa. Mira si no en la revolución mejicana. ¿Qué gritaba todo el mundo ?: ¡Viva Zapatata!
Para perpetrar la receta, la primera dificultad logística era obvia. No se puede sustituir el pescado crudo del ceviche tradicional por papa cruda. Dicen que es tóxica, y una cosa es estar acostumbrado a ganarse enemigos y otra muy distinta envenenar a medio América Latina y el Caribe. Así pues, en vez de cruda, decidí ponerla cocida. Conseguí además cebolla roja, limones y ají y me dispuse a consumar mi delito gastronómico de lo forma que seguidamente les narro, y con bastante falta de vergüenza".


Ingredientes: 1 tarro de los de cristal de patatas, 1 cebolla roja (2 si son pequeñas), 1 ó 2 limones (según el jugo que tengan), ají (cayena, guindilla...) al gusto, sal gruesa, perejil y, opcionalmente, un poco de aceite de oliva virgen extra.

Preparación: colocamos las papas en un colador y las enjuagamos bien bajo el grifo. Las hervimos un par de minutos en agua con un poco de sal y las ponemos a escurrir. Mientras se enfrían (pueden manipularse tranquilamente en caliente, pero duele), procedemos a cortar la cebolla en tiras finas y ponerla en un bol. Añadimos las patatas, cortadas en rodajas no muy finas, perejil picado y el ají cortado pequeño. Les exprimimos el jugo de limón por encima, le ponemos sal y removemos vigorosamente los ingredientes para que se mezclen bien los sabores. Podemos dejarlo reposar un ratito para que el limón empape bien la patata, pero servido al momento también está muy rico. Un último toque de perejil y, si se quiere y se tiene, un hilillo de aceite de oliva virgen extra completarán nuestra impostora receta. Como del Machu Picchu de toda la vida, oiga.
.
Nota: este ceviche de tierra adentro puede hacerse también, obviamente, con papas cocidas normales.

Fuente: Recetas para impostores